miércoles, 9 de noviembre de 2011

Otoño en las Hoces del Duratón

Tras la visita al Hayedo de la Pedrosa era el turno de las Hoces del Duratón, que presentaban un aspecto mucho más otoñal, con una variedad infinita de tonos amarillos y anaranjados. Visto desde arriba, el cauce del Duratón parecía una serpiente dorada que se abría paso entre los imponentes acantilados.


Tanto esta foto como las que siguen a continuación no son del pasado fin de semana, sino del anterior, así que supongo que los árboles habrán perdido ya parte de la gran cantidad de hojas que entonces exhibían sus ramas. El suelo ya era en aquel momento una autentica alfombra de hojarasca, por lo que a día de hoy debe de haber un mullido colchón de hojas de considerable grosor.


Y como siempre miles de detalles que nos sorprenden casi a cada paso si nos detenemos a observar con atención.


A veces se hace complicado reflejar a través de la cámara lo que uno está viendo y hay que recurrir a técnicas fotográficas que nos permitan transmitir ese dominio total del amarillo sobre el resto de colores. Un buen trípode, una velocidad de obturación baja, un ligero golpe de zoom y…


En algunos árboles podía apreciarse todavía el tránsito hacia el otoño. Sus hojas recorren el camino del verde al amarillo con tranquilidad, como si se recrearan en la transformación.



El Duratón acoge generoso en su lecho las hojas que se desprenden de los árboles, que pronto son cubiertas por los sedimentos del río…


… mientras en la orilla algunos ejemplares muestran orgullosos sus intensos colores.


El camino se bifurca ante dos troncos que ven pasar al día junto a ellos a cientos de personas.


Caminar entre estos árboles otoñales es siempre un placer.


Y contemplar desde arriba sus doradas copas…


…quizá nos acerque a lo que los buitres, dueños y señores del Duratón, pueden ver desde allá arriba.


Y con esta imagen me despido del otoño. Ya han llegado las primeras nieves y pronto los árboles se quedarán sin hojas. Ha sido corto pero intenso, y sobre todo un auténtico placer.




3 comentarios :

mdaf dijo...

Menuda pasada esa "serpiente amarilla", tengo que apuntarme este sitio para el otoño que viene :-)

Un saludo!

Federico de Haro dijo...

Yo ya he estado varias veces, y la verdad es que no es difícil pillar los árboles en su punto. La gente que vive cerca o que visita el lugar suele informar en los foros del avance del otoño. El sitio es una pasada, tiene infinidad de posibilidades fotográficas.

¡Saludos!

J. Parker dijo...

No siempre una imagen vale más que mil palabras pero esta vez es así. Así que me callo. ¡Qué bonitas!