miércoles, 24 de julio de 2013

Dolomitas I: Croda da Lago, donde habita la luz

Reinhold Messner las ha descrito en más de una ocasión como las montañas más bellas del mundo. Siempre pensé que era una exageración, que lo decía influido por sus orígenes tiroleses, que estaba, en cierto modo, barriendo para casa. Doce días perdido por las Dolomitas me han servido para ahuyentar cualquier tipo de duda sobre la sinceridad de la afirmación del mejor alpinista de la historia. Quizá haya montañas más altas, cumbres más agrestes, cimas más prestigiosas... pero después de esta imborrable experiencia entiendo que las Dolomitas puedan enamorar como ninguna otra cadena de montañas a quien las ha vivido casi todas. 

Luces inimaginables, como las que iluminaron durante nuestra aventura la escarpada cresta de Croda da Lago, quedarán grabadas siempre en mi memoria como momentos irrepetibles, de esos que le hacen sentirse a uno tremendamente afortunado de haberlos podido vivir. Me cuesta escribir palabras que hagan justicia a semejante espectáculo de luces, pero espero haberme acercado a captar con mi cámara lo que  presencié con tanta emoción. Cinco fotografías, cinco fugaces instantes de luz, cinco motivos más para seguir soñando.


















































































































4 comentarios :

Juan Ángel Regaña dijo...

Se ven impresionantes... y esa luz no tiene precio. Me quedo con los fuertes contrastes y colores de la primera y segunda fotografía. Y con la grandiosidad de la última. Enhorabuena por la entrada Fede!
Un abrazo!
Juan Ángel

Federico de Haro dijo...

Buenas Juan Ángel,

¡Me alegro de que te guste la entrada! Siempre es un placer tenerte por aquí.

¡Un abrazo!

Jordi Amela dijo...

Hola federico, las Dolomitas un lugar maravilloso, estuve hace trece años de pasada, solo un par de noches. Estoy con muchas ganas de volver.
Con tu permiso creo que me quedo aquí.
Un saludo

Federico de Haro dijo...

¡Buenas Jordi!

Pues cuando vuelvas no dudes en preguntarme cualquier cosilla que necesites sobre localizaciones y demás. Estuve este verano 15 días por allí con un colega haciendo fotos y lo tengo bastante trabajado, aunque me dio la sensación de que es uno de esos sitios donde uno puede estar tres meses y le seguirá quedando una cantidad inmensa de rincones por conocer.

Es un placer tenerte por aquí. ¡Estás en tu casa!