miércoles, 18 de septiembre de 2013

Dolomitas III:Tre Cime di Lavaredo, más allá de la imaginación

Es quizás el lugar más visitado y fotografiado de las Dolomitas, pero no por ello deja de ser uno de los parajes más espectaculares que se pueden admirar en esta cadena montañosa de los Alpes. Su cara norte es la más característica, pues desde dicha orientación es desde donde mejor se aprecia la silueta de las tres cumbres a las que se refiere el nombre del conjunto. Cuando uno las observa desde algún punto cercano a la base, queda enmudecido por la majestuosidad de esas paredes verticales que parecen empeñadas en tratar de tocar el cielo.




La cercanía entre las tres cimas provoca caprichosos juegos de luces y sombras. Los rayos del sol se cuelan entre las cumbres y en determinados momentos del día nos ofrecen la posibilidad de contemplar la silueta de alguna de las cimas proyectada como una sombra en la pared vecina.


Y si cuando uno las contempla desde la base queda impresionado por la verticalidad de sus paredes, cuando lo hace desde la lejanía parece inexplicable que la naturaleza haya tallado semejante monumento natural sin seguir ningún patrón fijado de antemano, pero el azar geológico y meteorológico ya nos ha demostrado en más de una ocasión que es capaz de crear paisajes que van más allá de lo que nuestra mente podría imaginar, y las Tres Cimas de Lavaredo son sin ninguan duda uno de ellos.
























* Antes de dar por cerrada la entrada quería agradecer a Xavi, infatigable compañero de viaje, su paciecia a la hora de posar para hacer la primera de las fotografías. ¡Un abrazo, compadre!


4 comentarios :

Juan Ángel Regaña dijo...

Se ven imponentes y con un tratamiento extraordinario del B&N. Los fuertes contrastes en la segunda me han encantado.

Enhorabuena por las fotos y por la entrada!

Saludos!

Federico de Haro dijo...

¡Buenas Juan Ángel!

Muchas gracias por tus palabras. Me hace especial ilusión que te guste la segunda porque le di unas cuantas vueltas al asunto para tratar de no traerme solo las vistas más comunes, aunque en sitios tan fotografiados siempre cuesta.

¡Saludos!

Jordi Amela dijo...

Sin duda unas montañas con mucha personalidad. Sin duda un sitio en el que volveré.
Un saludo!

Federico de Haro dijo...

Montañas con personalidad, ¡tú lo has dicho! Lo de las Tres Cimas en concreto es para enmudecer. Mis mejores deseos para que cuando vuelvas las luces te sean propicias.

¡Un saludo!